ASOCIACIÓN AMERICANA DE PERIODISTAS BOLIVARIANOS CAPÍTULO DE PANAMÁ
  Caso Mendizábal-Falconett
 

ENTREVISTA REALIZADA A KILMARA MENDIZÁBAL Y CARLOS MENDIZÁBAL, HERMANA Y PADRE RESPECTIVAMENTE, DE BETZY MARLENNE MENDIZÁBAL.

13 de Febrero de 2008.
 
Por Blas Julio, Dania Batista y Conrado Cuevas.
 
A 32 AÑOS DEL ASESINATO DE LOS JÓVENES BETZY MARLENNE MENDIZÁBAL Y JORGE FALCONETT, LA FAMILIA DE BETZY AÚN NO HA PODIDO DETERMINAR SI LOS RESTOS QUE ESTÁN EN LA MORGUE JUDICIAL SON DE ELLA. HA TRANSCURRIDO EL TIEMPO Y ELLOS SÓLO CLAMAN ¡JUSTICIA¡ PARA ESTE CRUEL CRIMEN. PARECE INCREÍBLE QUE NADIE FUE LLEVADO PRESO POR ESTO. ¿HASTA CUANDO TENDRÁN QUE ESPERAR?... ¡JUSTICIA PANAMEÑA HAZTE PRESENTE¡
¡NO PERMITAMOS ESTO NUNCA MÁS!
¡DEFENDAMOS LOS DERECHOS HUMANOS! 

 
.
BJ. ¿Quisiera saber su nombre y su cédula?
KM. Mi nombre es Kilmara Estela Mendizábal Hill. Mi cédula es 8-210-1492.
 
BJ. ¿Qué relación tiene usted con la señorita Betzy Marlenne Mendizábal?
KM. Ella es mi hermana menor.
 
BJ. Hablemos del origen de este crimen. ¿Qué piensa usted que fue lo que lo originó?
KM. Bueno. Siempre estuvimos denunciando como se dieron los hechos y como se dieron las investigaciones del crimen de mi hermana. Marlenne Mendizábal y Jorge Falconett su novio eran dos estudiantes, uno en el Instituto Nacional, mi hermana y Falconett del Instituto Politécnico de Ingeniería. Falconett ya era graduando de Ingeniería civil, mi hermana también era pre-graduanda, porque estaba en V año del Instituto Nacional del Bachillerato en ciencias. Entonces la relación que había con Roberto Díaz Pinzón era de que Roberto Pinzón era compañero de Falconett en la Universidad. Falconett era un muchacho brillante desde que estaba en primaria, secundaria, que estuvo en el San Agustín. Era brillante, de puro 5, era un muchacho excelente. Cuando llega a la Universidad también se desenvuelve extraordinariamente en su carrera.
         Roberto Pinzón invitó a Falconett a Santiago a medir unos terrenos en Mariato.
 
BJ. ¿Cuándo y en qué año fue eso?
KM. En 1976.
 
BJ. ¿El crimen se comete cuándo?
KM. En 1976.
 
BJ. Fecha exacta
KM. 30 de enero del 76.
 
BJ. Continúe
KM. Entonces, álla en la soledad supongo yo, porque mi abuela vivía en Atalaya, María De Jesús Herrera vivía en Atalaya. Mi hermana se va antes, se va sola en un bus. Y Falconett quedó en que iba a encontrarse con ella álla porque ya Roberto Díaz Pinzón Herrera lo había invitado a que midiera esos terrenos, porque ya Falconett era diestro en manejar la topografía, y todos los equipos esos de mensura. Va Falconett en un jeep que era de Roberto Pinzón, que era el Representante de Atalaya, imagínese ya tenía poder político porque era el representante. Invitan a mi hermana, van a buscarla a la casa de mi abuela. Está Falconett ahí y mi hermana se monta en el jeep, que va Luzmila Díaz Herrera, prima de Roberto Díaz Herrera, y se van todos para Mariato y de álla no regresa mi hermana ni Falconett. Entonces, se desaparece mi hermana y a mi abuela le avisa una persona de un campo que va allá a Atalaya y le dice: “Señora Chu, María Jesús Herrera, su nieta la andan buscando”. ¿Qué pasó? Bueno no se dignan en pasar a la casa de mi abuela. Mi abuela vive… esto es Ponuga (empieza a dibujar en un papel donde vivía su abuela y nos explica) y para áca va a Mariato y mi abuela vive aquí, para ir a Santiago tienen que pasar aquí y se veían carros que salían y entraban, y dice que mi abuela veía movimiento de carros, carros que se veían lujosos, de gente importante, que iban y venían. Después llegan esos señores que le dicen que estaban buscando a su nieta, que estaba desaparecida. Entonces ya un primo me avisó a Panamá, nos vinimos a buscar a mi hermana. Mi tía América Hill ya estaba buscando a mi hermana áca en Mariato. Entonces se da la movilización de la familia buscando. Mi papá también estuvo en la búsqueda. ¿Usted conoce a Marco Fenton Achurra?
BJ. Cómo no.
KM. Él estuvo en la búsqueda. Él tomó fotografías, andaba con una cámara, él tomo fotografías a los asesinos, le tomó fotos en el rancho, que yo le voy a proporcionar esas fotos también.
 
BJ. ¿Cuántos días duró la búsqueda?
KM. La búsqueda duró como 3 días a partir de que nos avisaron de lo que había pasado, duró 3 días.
 
CC. ¿No hubo explicación de nada, no hubo alguna explicación de por qué estaban buscando o qué había sucedido?
KM. No daban ninguna explicación. Que había ocurrido un accidente, que no se sabía. Había un hermetismo de la misma Luzmila, del Roberto Pinzón, un hermetismo que no hablaban. Cuando yo llegué al lugar, yo llegué a la playa, yo veía a mi tía América que venía de la playa caminando y mi tía América me decía: “los mataron” y en el hombro así, al nivel del hombro de mi tía estaba Roberto Pinzón allá. Usted cree que si Roberto Pinzón que los conoce desde pequeños, porque cada vez que había las vacaciones nosotros íbamos a Atalaya a pasar las vacaciones y el pueblo es chiquito y todo el mundo se conoce, llega la gente de Panamá a pasar vacaciones y la muchachada se conoce. Él no se dirigió a mi y yo le dije a mi tía: Los mataron y mi tía respondió igual.
Y allá al fondo al nivel del hombro de mi tía se veía a Roberto Pinzón que ni siquiera se dirigía a mi, esa es la conciencia digo yo, esa es su conciencia…Los han matado.
    Entonces estábamos buscando, encontramos una pañoleta que ella se ponía en la cabeza, cómo que se le cayó con mancha seca de sangre. Si esa mancha seca se adhirió a la tela, quiere decir que ellos estuvieron afuera no en agua, porque si hubieran estado en agua, el agua no se le pega a la sangre. Cogimos esa pañoleta, la agarramos se la llevamos al DENI, les llevamos dos casquillos de bala que encontramos.
 
BJ. ¿Encontraron casquillos de bala?
KM. Casquillos de balas. Encontramos también un suéter de Falconett. Como que ellos dejaban pistas así como para que nosotros encontráramos el cuerpo de mi hermana. Entonces mi tía cogió para un lado y yo para otro lado, me fui en una avioneta a sobrevolar el área y mi tía por tierra. Eso fueron tres días. Mi papá por otro lado con el Sr. Achurra por otro lado buscando, buscando, buscando. Aparece que ellos así sorpresivamente encuentran el cuerpo de mi hermana amarrado a la desembocadura, amarrado de su cabellera a la desembocadura del río negro. Pero no fuimos nosotros que lo encontramos, el papá de Pinzón hizo ver dizque que lo encontró, o sea, que todo era como un drama. Entonces habían otros dos más implicados: Jacinto McDonald y Raúl González.
 
BJ. Yo se que es muy duro, pero puede narrarnos usted, ¿Cómo fue encontrada su hermana?
KM. Bueno, yo no estaba presente cuando la encontraron. Estaba mi tía América y mi hermano Carlos Eduardo Mendizábal, el mello, el que me sigue a mi. Él si vio a mi hermana, por eso es que yo asumo que su condición de que es como un borracho empedernido, pero es todo el trauma, que él ha pasado, que cuando él está así borracho, él comienza hablar de mi hermana y yo digo que todo eso ha afectado a la familia de una u otra forma ha afectado.
 
BJ. ¿Qué le narró él?
KM. Él me narró a mi que un Sr. Matías o Ureña, fue el que sacó a mi hermana del agua, estaba dentro del agua, la puso dentro de un cayuco y estaba amarrada y el mismo Matías lo declara, que estaba amarrada de su cabellera, no era enredado, sino amarrado, sujeta el moño del ziper, como para que el cuerpo no saliera. Estaba completamente vestida, una blusa manga larga doblada metida así al blue jeans. Ya estaba como para explotar el cuerpo, estaba templado, así soplado, tenía unos mocasines, estaba calzando unos mocasines, el cuello amoratado y un collar de cuentas largas y un orificio de bala 22 de rifle que botaba sangre con agua aquí de la cintura (señala donde), cuello amoratado y la lengua afuera y los brazos aquí como raspados, como que la arrastraron. Se veía los brazos raspados. Entonces eso era evidente que lo veníamos denunciando en la Fiscalía apenas rendimos declaraciones y todo eso, nada hicieron. El pañuelo desapareció, el suéter de Falconett desapareció, los casquillos de bala se desaparecieron, se desapareció toda la evidencia del DENI.
       A mi papá lo llevaron detenido por 5 días, estuvo detenido en el DENI clamando justicia. Fueron a la Renta y lo sacaron, que me acuerdo que le decía yo al patrulla: “Le va a pasar lo mismo que al Padre Gallegos”, porque ya al Padre Gallegos lo habían matado y así mismo se lo habían llevado. Nos vamos detrás del patrulla y ahí nos quedamos en la esquina, era en Santa Ana, tiene que salir vivo o muerto, le decían. Pero toda esa angustia, toda esa corredera por pedir justicia. Entonces, el cuerpo de mi hermana, ese cuerpo de mi hermana, esa evidencia, eso no es un accidente. Un accidente hubiera aparecido el cuerpo, la ropa, sin ropa o diferente no como apareció completamente vestida.
 
BJ. ¿Por qué ocurrió esto?
KM. Yo supongo que ocurrió como una lujuria pasional del niño engreído, del hijo de mamá que cuando ellos son famosos, importantes y poderosos políticos influyentes, ellos hacen, se les antoja con cualquiera muchacha hacer lo que quieren y yo digo que por ahí viene la cosa, porque mi hermana no estaba en ninguna dirigencia estudiantil, ella era popular por su modo de ser pero no era una dirigente estudiantil, que si hubiera sido dirigente quizás hubiera sido más viva para cuidarse, pero no, ella estaba inocente. Ellos los invitaron llevarlos allá, yo digo, allá en la soledad, la lujuria. Ah… y encontraron galones de chirrisco en el rancho. El chirrisco es una droga igual que el alcohol y otras drogas, se embrutecieron, vieron a Falconett y a mi hermana, quizás besándose o en la playa porque el mismo Roberto Pinzón (difunto) dijo en sus declaraciones a la Fiscalía que él le había tirado con un rifle para asustarlos al tronco donde ellos estaban sentados. ¿Cómo usted ve eso?
 
BJ. Y da la casualidad que aparece una perforación de bala en el costado de su hermana, llama mucho la atención, después que él diga que le disparó para asustarla.
KM. Por eso es que uno dice ¿Cómo no investigaron de verdad o por qué no lo quisieron hacer?. Domitilo Córdoba era el encargado del homicidio, el Director era Darío Arosemena en ese tiempo. Y hay otra persona, el Procurador era Olmedo Miranda, que también aparece en una fotografía que era creo que de La Crítica (periódico), dizque en la “reconstrucción” y aparece Pinzón con el rifle que van dizque caminando con el arma, que no le causó la muerte pero que ya se ve que la mataron. La terminaron de matar asfixiándola porque ella aparecía con el cuello amoratado y la lengua afuera y Falconett nunca apareció. Entonces cuando yo sobrevolé el área esos mismos días buscándola.  
 
CC. ¿Y ellos que dijeron que había pasado con Falconett y con la muchacha?
KM. Que se habían ahogado.
CC. Ahogarse dos personas en un solo momento, que casualidad.
KM. Salió un testigo el día del juicio, sale un testigo que dice y asegura que ellos estaban en un cayuco, que los vio en un cayuco lejos y que él sabía que esas dos personas que estaban en el cayuco eran ellos, si ellos no lo conocían. Ese fue un testigo montado, que lo prepararon, un testigo falso.
D.B. Ellos se estaban contradiciendo porque entonces uno decía una cosa y ahora ese otro testigo decía otra cosa.
 
CC. ¿No hubo autopsia de los cadáveres?
KM. No quisieron hacer la autopsia. Esa es otra, no quisieron hacer la autopsia. El médico Carrizo Pinzón medio pariente de ellos, imagínese el apellido Carrizo Pinzón, no quiso hacer la autopsia y ordenó que había que enterrarla porque el cuerpo estaba muy podrido, que no se podía hacer la autopsia. Entonces mientras mi tía busca un doctor para que mi mamá se tranquilizara, mi mamá sufre de la presión alta, estaban todos que no sabíamos que había aparecido mi hermana muerta. Ahí fue donde enterraron el cuerpo. Entonces después, fue otra lucha de decirle al Procurador que mi mamá iba personalmente, mi papá, a pedirle al Procurador que se exhumara el cuerpo, que se le hiciera la autopsia. ¿Cuántas veces te llamaron? (dirigiéndose a su papá), nunca te llamaron. Fuiste varias veces a pedirle. Entonces hacen la autopsia cuando no estábamos nosotros avisados, van y hacen la autopsia, según lo que nos dijeron porque fueron los parientes de allá a ver. El médico levantó así y dijo: “posible muerte por inmersión y así lo pone”.
 
BJ. Una pregunta. Usted menciona a la familia Pinzón, ellos estaban directamente vinculados al ex coronel Roberto Díaz Herrera, la familia de la fallecida, piensa que Roberto Díaz Herrera estuvo detrás de todo esto y llego al punto, el caso, de ser sobreseídos los asesinos. Díaz Herrera juega un papel importante en esto.
KM. Papá, Díaz Herrera.
CM. Sí, Díaz Herrera, de salida, desde un principio.   
KM. Porque Díaz Herrera era el primo de Luzmila Díaz Herrera, prima de (Omar) Torrijos. Cuando se ve así, impotente a donde va uno a recurrir?. Recurríamos a los estudiantes, mi hermana como institutora, los estudiantes del V año estaban desconsolados, atribulados y rabiosos. Los estudiantes nos ayudaban a salir a las calles a protestar, a hacer las volantes, las mantas que poníamos en el puente de la Universidad Nacional. Los estudiantes de Derecho estaban con nosotros, hasta mi mamá llegó a conocer a Rita Wald. Rita Wald fue donde mi mamá a consolarla y le ofreció el apoyo cuando ya Rita Wald desaparece. (Jorge) Camacho también nos ayudó. Y así nos vamos con las personas que nos quieren ayudar y quien más que los estudiantes que no tienen temor a nada, ellos salen a protestar y a manifestarse. A nosotros nos llevan detenidos porque estábamos pegando fotos de mi hermana y de Falconett por toda Calidonia, por donde sea; nos llevaron las cosas y no las quemaron, nos amenazaron, nos intimidaron. Nos van a ser algo bueno, no los harán pues, pero íbamos a seguir luchando.
 
BJ. ¿En qué año son sobreseídos los implicados?
KM. En el 96, en 1996.
 
BJ. ¿Cuántos eran los implicados?
KM. Los implicados eran tres.
 
BJ. ¿Dónde están ellos y sus nombres?
KM. Roberto Díaz Herrera ya es difunto, el 2 de noviembre del 2006. Mi papá me estuvo conversando que el González tuvo un accidente también, yo le dije a mi papá que le iba a pedir el certificado de defunción para averiguar si de verdad murió y como a causa de qué murió. El certificado de Roberto Pinzón y el de él. Tenerlos ahí, para estar segura que se murieron porque para estar segura. Le dije a él que iba a sacar ese certificado de defunción. Pero el otro si que está vivo, el Jacinto McDonald, él si está vivo, pero se está muriendo también.
 
DB. Una pregunta. ¿Estos tres personajes que usted menciona, ellos son de Atalaya, son originarios de Atalaya?
KM. De Atalaya. Los tres son de Atalaya, sólo que uno se mudó para Panamá o a Santiago. Uno es de Mariato. Pero es del área de allá, donde tenían el terreno que iban a medir. Que además quería hacer esa investigación en el Registro Público, si hay una propiedad de ellos registrada allá, porque esa era la intención, medir el terreno. Y allá en la soledad trataron quizás de abusar de mi hermana y Falconett lo impidió y los mataron a los dos, por ahí fue la cosa.

 (Recordatorio por la misa del undécimo aniversario de sus muertes, 1976-1987) 

CC. ¿Y la familia Falconett los han acompañado a ustedes en todas estas investigaciones?
KM. Si, la familia Falconett nos acompaña, no tienen la energía que tiene mi papá, porque mi papá para la manifestaciones salía solo o acompañado o lo que sea, él salía ahora que tiene la pierna así no camina tanto pero antes él no tenía que ver si lo acompañábamos, él salía con su letrero ahí.
DB. Yo lo he visto a usted con su pancarta protestando.
KM. Pero el Sr. Falconett es como más reservado, y como yo digo que el Sr. Falconett tiene otro genio que no es mi papá, es diferente, pero él ha sufrido igual que la mamá (de Jorge Falconett), la Sra. González.   
 
BJ. Ha transcurrido mucho tiempo de esto, muchos años, lo que me indica que ningún gobierno, que ninguna Corte Suprema de Justicia le han querido, no quisieron hacer justicia. ¿Cuál sería el llamado en este momento a esos que dicen aplicar la justicia, usted cree que este caso puede reabrirse? Porque los casos como los del Padre Gallegos y otros no son cerrados, ¿Qué nos dice?
KM. Bueno, viendo la situación como se llevó el caso, que de salida no quisieron hacer la autopsia, imagínese, todavía el cuerpo de mi hermana está en la morgue judicial. Ahí en una cajeta, que ya fui a visitar.
 
BJ. ¿Todavía está el cuerpo? ¿Dónde? ¿En qué morgue?
KM. En la morgue judicial que está enfrente de la Corte. Ahí está la cajeta que dice Marlenne Mendizábal. La cajeta así como de páginas, donde vienen las páginas de bond. La cajeta está allí. Yo fui a visitarla como hace 3 años para ver si de verdad estaba ahí la cajeta. Me dejaron entrar y me enseñaron la cajeta que está ahí protegida y puesta bajo custodia, hay una custodia de huesos allí que tienen un montón de huesos de los crímenes de la dictadura.
 
BJ. ¿O sea que su hermana no ha sido sepultada?
KM. No, no ha sido sepultada.
 
BJ. A pesar de que el caso fue sepultado, absuelto.
KM. Aja, como usted dice sepultado.
 
CC. ¿Cuáles son las aspiraciones de ustedes? ¿Ustedes quieren darle cristiana sepultura a su hija, a su hermana? ¿Ustedes quieren ya que la justicia aclare definitivamente con las pocas evidencias que hay y con los testimonios que ustedes tienen de lo que ha sucedido? Al menos que se reconozca, verdad, ¿Cuáles son las aspiraciones de la familia Mendizábal?
KM. Las aspiraciones son, no queremos sepultar a mi hermana, y cuando la señora Procuradora Ana Matilde Gómez, ella tiene un proyecto de hacer un análisis nuevamente de ADN, y tiene un proyecto de fotografía, que dice que con una científica toman una fotografía de los huesos y reconstruyen el físico de la persona, una cuestión nueva de la ciencia, se saca el rostro de la persona, que era los huesos y con el ADN se va a confirmar la identidad; porque la Comisión de la Verdad hizo 2 análisis de ADN y salían como negativos, como que ese cuerpo no es el de mi hermana, y ese era el cuerpo que estaba en la tumba donde se enterró a mi hermana y fue el médico forense a decir que “posible muerte por inmersión” y ahí fue donde se enterró. Como que cambiaron el cuerpo. Entonces todavía los huesos no se sabe si son los de mi hermana. Se ve una cabellera larga y se ve como una soga, allí en los huesos se ve. Yo tengo fotografías de esos huesos, porque antes que cerrara la Comisión de la Verdad, yo le pedí que me tomaran fotografías a los huesos, y me la entregaron las fotografías, así que yo le puedo proporcionar las fotografías de los huesos.
 
CM. Una vez yo fui de repente a Atalaya y pase por la casa de los Pinzones y estaban almorzando con ellos el Fiscal Rolando Rodríguez, comiendo allá.
BJ. ¿Rolando estaba ahí?  
CM. Si estaba ahí, almorzando. Yo estaba esperando y yo iba por ahí.
BJ. El Fiscal de la causa, almorzando en la casa.
CC. No se puede esperar imparcialidad de eso. Ustedes entonces desearían que una comisión especial conformada, quizás, por personas fuera del gobierno, fuera de la misma institución judicial, tal vez por alguna institución internacional investigara el caso, vamos a decir el caso, no el crimen. Eso sería lo que ustedes como familia buscan, para que se aclare lo que sea, la verdad que haya que sacar.
CM. Hay suficientes méritos para meter a esa gente a prisión, no quisieron, tenían todas las influencias del gobierno actual.
 
BJ. Pero ahora se da una situación muy especial, no solamente deben ir presos los que cometieron el delito, sino aquellos que se han prestado para encubrir y llevar este caso a la total impunidad, entonces yo creo que ahora hay más implicados que cuando se cometió el crimen.
KM. Sí. Si lo analizamos desde esa manera es cierto, porque ellos son los responsables de que no se hizo las investigaciones que se debió hacer, iniciando con una autopsia, y no impedirnos a nosotros todas las diligencias que hacíamos, nos cerraban las puertas. ¿Por qué detienen a mi papá por 5 días en el DENI?, no se justifica eso.
 
BJ. ¿Usted recuerda alguno de esos forenses? ¿Algunos de esos nombres de esos forenses?
KM. Francisco Carrizo Pinzón. No recuerdo bien el nombre completo pero era Carrizo Pinzón.
DB. ¿Es familia de ellos?  
KM. Tenía un parentesco. Que recuerdo, yo fui a visitar al Ministro de Salud, Abraham Zayed, porque yo trabajé en el Hospital Santo Tomás, me conocían, fui reina de salud del Ministerio de Salud. Yo fui al Ministerio de Salud y pedí hablar con Abraham Zayed, y quien me atendió fue Spadafora.
BJ. ¿El Dr. Hugo?
KM. El Dr. Hugo Spadafora me dijo que por eso habían destituido al médico forense, pero eso no fue cierto, así de destituirlo, sino que lo movieron de área, un traslado.
 
BJ. ¿Cómo calificó Spadafora el proceso que se había dado en torno a este caso?
KM. Spadafora estaba indignado también, muy indignado pero que podía hacer si él era parte también del sistema que estaba en el gobierno. Spadafora era Vice-ministro de Salud. Por eso yo le digo, a veces hay personas que nos dicen: “Ustedes eran revolucionarios, ustedes eran antirrevolucionarios, estaban en contra del gobierno”. Nosotros éramos inocentes porque mi hermana en su Instituto Nacional, Falconett allá, yo trabajaba como Secretaria en un Departamento del Hospital Santo Tomás y fui reina. Andábamos como inocentes de las cosas que pasaban pero ya después vino la muerte del Padre Gallegos y si salimos en las manifestaciones a repartir volantes porque nos indignaba eso y después al año siguiente matan a mi hermana. Imagínese usted, al año siguiente matan a mi hermana pero ella también salió a repartir volantes contra el crimen del Padre Gallegos pero no era porque estábamos sino como una ciudadana común, ahora como igual que Al Iromi Smith. Estamos indignados por eso. Indignados por la muerte de Al Iromi Smith, igual que los otros dos muchachos de la construcción. Por eso mañana quiero ir a la marcha. Ya se lo dije, mi papá también quiere ir, se va estacionar un ratito y después se va para la casa pero yo si la voy a caminar, porque yo quiero protestar de alguna manera, hacer la fuerza con la gente en la calle porque no se puede dejar esa cosa así y va a pasando el tiempo y no se hace nada.

(Blas Julio, Dania Batista y Kilmara Mendizábal, durante la marcha convocada por el SUNTRACS el 13 de marzo de 2008) 

BJ. ¿En alguna ocasión Roberto Díaz Herrera dio opinión sobre este caso?
KM. Él dijo algo pero fue para el tiempo que estaba en la pelea con Noriega. Roberto Díaz Herrera dijo algo como que él no tenía que ver con eso, se limpió, no tenía nada que ver, pero antes no dijo nada.
 
DB. Otra pregunta ¿Cuándo ocurre la invasión norteamericana de 1989 y se destituye este régimen militar, eso les creo muchas expectativas? ¿Qué sucedió en esos primeros años de la década del noventa, que se podía pensar que se abriría el caso y llevarlos a la cárcel a estos asesinos? ¿Qué pasó allí, en los primeros años con la administración del Sr. Endara?
KM. (Dirigiéndose a su papá) ¿Llegaste a tener alguna visita del gobierno de Endara?
CM. No, no.
 
BJ. ¿Comisión de la Verdad?
CM. De la Comisión sí, del Dr. Alberto Almanza, que era el que dirigía la Comisión de la Verdad.
 
BJ. ¿Pero de allí no transcendió?
CM. No, no transcendió.
KM. Pero después de la invasión teníamos el apoyo del Padre Conrado Sanjur, con el movimiento de derechos humanos. Él tiene un comité por los derechos humanos y teníamos el apoyo de él y gracias a él vinieron unos antropólogos de Argentina que ellos fueron a exhumar el cuerpo de mi hermana para ver que encontraban científicamente. Y ellos encontraron que el cuerpo no corresponde a la estatura de mi hermana y allí empezó en nosotros la duda de que ya ese cuerpo no era el de mi hermana, que lo habían cambiado, allí empezó la duda.
 
CC. Si cambian el cuerpo significa que están ocultando aún muchas otras cosas, por eso es bueno que ustedes hayan mantenido que no se entierre ni que se desaparezca el cuerpo. Pero yo les iba a preguntar si ustedes, entonces en lo inmediato, se buscaría que se hiciesen pruebas concluyentes sobre el ADN, sobre la identidad, en primer lugar del cuerpo.   
KM. Sí, así lo tiene programado la Procuraduría de la nación, que quieren hacerle el examen del ADN a los restos de mi hermana y a los otros restos que están allí guardados y hacerles una serie de fotografías que le van a hacer, que según son, dan buenos resultados porque parecen que ya lo hicieron con uno que era chileno que lo encontraron preso, lo encontraron enterrado en Coiba y que lo vinieron a identificar a base de fotografías y después lo confirmaron con el ADN, entonces estamos como confiados con lo que vaya a hacer la Sra. Procuradora. Confiamos el trabajo que va hacer y se le ve a ella el ánimo de ayudarnos, se le ha visto.   
 
DB. ¿Han hablado con ella personalmente?
KM. Sí. Hemos tenido varias reuniones personalmente. El Comité de Familiares de Desaparecidos y el Padre Conrado también ha estado ahí presente. Y hemos ido a reuniones a la misma Procuraduría y tenemos como una esperanza de que algo se va hacer ahí. Por eso no queremos que nos entreguen el cuerpo y si no los entregaran que se confirmara, pero tampoco quisiéramos enterrarlo. Quisiéramos tenerlo como en una vitrina, no sé, no sé como se va hacer, pero no enterrarlo, para que la humanidad entera de los panameños vean ¿cómo que a los 32 años vamos a enterrarla, no, ya el mismo tiempo ha decidido que no la enterremos, el mismo tiempo. Yo no la voy a enterrar, mi papá tampoco quiere enterrarla y mi mamá tampoco. No queremos enterrarla.
 
DB. En todos estos años, ¿Cómo los medios de comunicación manejaron este caso? ¿Qué manejo le dieron al caso de su hermana? ¿Cómo fue la cobertura que le dieron? ¿Si fue parcializado, manipularon información, ocultaron, no quisieron abiertamente publicarlo, o sea, ustedes tenían que hacerlo clandestinamente? Explique eso. ¿Cómo los medios de comunicación escrito, radiales, de televisión manejaron el caso?
KM. Bueno, desde que se inicio lo que recuerdo yo y mi papá que también lo puede confirmar, no nos quisieron publicar en los medios. Mi tía América logró publicar una carta que ella le dirigía a Olmedo Miranda, no a Darío Arosemena, dirigida a él, que hablaba sobre porque no se había hecho la autopsia, si ella tenía conocimiento que podían pasar varios meses y se le hace la autopsia. Ella le hablaba de eso, le reclamaba de la autopsia y esa la publicó La Estrella de Panamá, por una amistad que tenía con uno de los Duque, Fito, uno de los Duque. Nada más publicó la carta dirigida al Director del DENI. Entonces ya después, teníamos que hacer volantes, volantes y volantes, salir a las calles con los estudiantes, que nos decían que había alguien que nos estaban pagando a nosotros, para que nosotros desestabilizáramos el gobierno porque estaban en proceso de hacer unos tratados del Canal, y entonces más nos reprimían, a él (refiriéndose a su papá) lo llevaron detenido y nos decían que si éramos comunistas, que si éramos “ñangaras”, nos decían unas cosas y a veces las personas, que a veces nos conocían, como amigos, nos quitaban la cara, ya nos apartaban. Hemos recibido…La gente le daba miedo hablar no porque, nosotros salíamos a la calle a protestar y le daba miedo que nosotros fuéramos a hablarle.
BJ. Muy pocos periodistas revelaron la verdad y dieron la cobertura.
KM. Muy pocos periodistas.
CM. El que siempre iba de frente con nosotros era Otero, Otero.
KM. Aparte del que tenemos presente. Aparte de él, el Sr. Blas Julio le debemos también y tenemos archivos y documentación, que él publicó, que voy a tratar de conseguir la fotocopia, porque lo tengo así en fólderes plastificado. Y lo tengo recopilado así. Mi mamá me estaba dando un montón, (ella le dice): “Mamá: vamos primero por parte, vamos a ver que ellos quieren”, porque ya mi mamá me estaba dando un montón de recortes de periódicos y un librito que hizo un periodista que murió de un ataque al corazón. ¿Cómo se llama? (pregunta a su papá).
CM. ¿Qué hizo el librito?
KM. Que también queríamos darle ese librito. Él dedicó 2 libritos, dos ediciones: NUNCA JAMÁS. NUNCA JAMÁS No.1 y NUNCA JAMÁS No. 2, él se la dedicó a las víctimas de la dictadura. Entonces él también recibía llamadas de Roberto Pinzón, llamadas amenazantes.
 
BJ. Yo recibí muchas llamadas entre esas invitándome a su comunidad, allá en Santiago, en Veraguas para conversar.
KM. Bueno, yo le agradezco eso Sr. Julio, que usted es un hombre de verdad, no se deja manejar ni influenciar, porque si es por los demás, mire como quedo el caso pero gracias a ustedes, también vamos a mantenerlo vivo. Usted le había preguntado a mi papá, sobre si habíamos llevado el caso a… (Dirigiéndose a Dania Batista).  
 
DB. A organismos internacionales de Derechos Humanos, a cuáles lo habían expuesto este caso, esa fue la pregunta que le hice a su papá.
KM. Bueno, aparte de la Comisión esta de Derechos Humanos, aparte de esa, porque ésta fue a donde mi papá se quejaba, recibía la correspondencia en un apartado de la zona del Canal, por entrega general en la estafeta de Balboa, (en las otras estafetas le desaparecían la correspondencia). Aparte de esta Comisión, como nosotros estábamos ya con el Comité de Familiares de Desaparecidos de Panamá-Héctor Gallegos, con ellos se ha divulgado, se ha logrado llevar el caso, pero yo siento como que no es una cuestión que le dan seguimiento, sino que a manera global que también no nos oponemos a eso porque estamos por todos y por eso es que vamos a las reuniones y lo poquito que hacemos, lo hacemos juntos con el Padre Conrado y el Movimiento, con Federico Britton, con la Prof. Maritza Maestre, que también tiene desaparecido al Sr. Bethancourt. Todos estamos afectados, entonces ellos como comité pertenecen a una Federación, la FEDEFAM. ¿La conoce? FEDEFAM (Federación de Familiares de Desaparecidos). Entonces a través de ellos yo creo que por lo menos han hecho algo, pero lo que hemos hecho nosotros directamente nada más fue con la Comisión ésta de Derechos Humanos de la OEA. Yo le estaba preguntando a mi papá antes que ustedes vinieran, “Papá tú te acuerdas si estas personas de la OEA, como dice ahí la carta, que ellos iban a estar”. Dice que él no se acuerda que ellos hayan llegado a donde mi papá, ni para el juicio se esmeraron en decir: “Bueno, si hay una denuncia, ya hay un caso ya registrado, el 2963”, ellos deben estar como dándole seguimiento.
 
CC. En conclusión, yo siento que esas comisiones de Derechos Humanos lo que hacen es un manejo político a veces, si les interesa derrocar a un gobierno están allí para molestar, si no, tu caso no es relevante, o sea, en realidad, no son serias, se lo digo a pesar que son internacionales y eso muchas veces, lo que hay que buscar es la justicia con el pueblo y presionar. Pienso que lo que han hecho ustedes ha sido correcto, no dejar morir el caso.
KM. Mire lo que dice aquí la nota: “La Comisión, en nota del 27 de julio de 1978, ha transmitido las partes pertinentes de su comunicación al gobierno de Panamá, solicitándole que suministre la información correspondiente. Tan pronto recibamos respuesta de dicho gobierno, se la comunicaremos para que ustedes puedan presentar sus observaciones al respecto. Aunque la tramitación de su denuncia pueda llevar cierto tiempo, quisiera asegurarles que haremos todo lo posible para esclarecer los hechos denunciados por ustedes y, les informaremos de cualquier desarrollo, decisión o resultado al respecto”. (Esta nota no la firma nadie).

(Foto de la carta que le respondió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a los familiares de Betzy Marlenne Mendizábal). 

BJ. Quiero decirles algo, mire el caso mío de violaciones a los derechos humanos en la cárcel también fue presentado por mi esposa a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Esta es una carta modelo, esta misma carta la tengo yo, varían unas comas y unos puntos, por los menos a mí me la firmó un tal Santiago Cantón, pero lo que le manifiesto es lo siguiente, dentro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el gobierno tiene un representante, ese es el representante que bloquea cualquier denuncia que perjudique a X o Y gobierno. En el caso mío como afectaba a Mireya Moscoso, la representante de su gobierno dentro de la Comisión bloqueó. Cuando sube Martín Torrijos, el que bloquea el caso de Blas Julio es precisamente Aristides Royo, que tiene una representante dentro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por eso, como dice Conrado Cuevas, que estas organizaciones más que defender los derechos humanos, son creadas para proteger a los organismos políticos. Esa es mi opinión. Yo no creo en la comisión.
KM. Nosotros tampoco creemos en la Comisión, es un paso. Que ya le dije a mi papá, que voy a buscar en los archivos que tenemos todas las cartas que ellos nos han mandado para hacerle nuevamente, para ver que me contestan. Y adjuntarle copia de lo que ya ellos nos habían mandado, para ver que ellos nos van a decir. Eso es lo que quiero hacer ahora, para ver como, que va a decir.
 
BJ. Pregunta la compañera Dania, que ¿si en Costa Rica hay una Corte Interamericana de Derechos Humanos?. Le respondo, que esta vinculada a ésta estrechamente.
DB. Si, es que le pregunto porque como sé del caso de la Ley 25…
BJ. Porque con el caso de la Ley 25, lo que pasó fue muy absurdo pensar que los señores trabajadores, iban a dar un golpe de Estado, no había lógica, pero como usted sabe bien, el Presidente Endara es ilógico, entonces no encontraron base, obvio, ustedes han hecho una acusación muy seria, por eso creo que los de la Ley 25 están cobrando poco a poco su plata. En el caso de los Derechos Humanos en esta clase de crímenes, es posible que ningún crimen se haya resuelto y casi todos llegaron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ya sea en Washington o Costa Rica.
KM. También tengo una revista que publicó la OEA de la Comisión de Derechos Humanos, en la que ellos habían venido hacer una visita a Panamá y ellos recopilaron una serie de casos de violaciones de Derechos Humanos y ellos rinden un informe y aparece el caso de mi hermana en el informe, que es el que tiene más documentos y con todo y eso no los sentimos que ellos estuvieran pendientes, que si ya hay un caso, ellos mismos lo reconocen como un caso con ese número, porque no le dieron seguimiento la Comisión de Derechos Humanos, que eso también yo no lo entiendo.
DB. Ni tan siquiera se hicieron presentes en el juicio, nada, nada de nada.
KM. Nada de eso. Ni a mi papá tampoco lo visitaron, nada de eso, porque yo vivo en Colón. No hemos visto nada de eso.
 
DB. Usted como hermana de Betzy Marlenne, ¿Qué es lo que más recuerda de su hermana?
KM. Bueno, yo la recuerdo a ella alegre, yo digo que somos… Nos decían que ella era negra y yo era blanca, porque ella es más trigueña que yo, pero nos decían que éramos como gemelas. Cantarina, chispa pero inocente de la vida, ella no tenía ninguna malicia, era muy alegre. Éramos 6 hermanos con ella, ella era la cuarta.
 
DB. En base a la experiencia que ustedes han tenido, ¿Qué mensaje le mandarían al pueblo panameño? ¿Qué mensaje le mandarían a los estudiantes, a los jóvenes? ¿Qué mensajes les tiene?
KM. Con relación a lo que le pasó a mi hermana, que mi hermana se confió de un supuesto amigo que era Roberto Díaz Pinzón Herrera, que era amigo de su novio Jorge Falconett. Que desconfíen de todas las personas, que se vayan con cuidado viendo las cosas porque uno no puede confiarse de las personas. Como esa persona le quitó la vida allá en la soledad de la playa, ella iba contenta, como un paseo, ella no se imaginaba que no iba a regresar, ella…no puedo ser… Por eso el mensaje a los muchachos que anden con cuidado que no se confíen de nadie, de nadie, porque uno ve las personas que lo tratan bien pero detrás de eso hay un interés de algo o se aprovechan y después uno sale lastimado para toda la vida. Insisto en Al Iromi Smith, lo conocí y conversé con él varias veces y me da tristeza y rabia a la vez, de lo que le pasó. Yo siento también, que él era como mi hermana, así un muchacho, dirigente de la construcción pero siento que lo que le pasó a Al Iromi Smith es igual que el caso de mi hermana y nos decepciona.
 
DB. Bueno, muchas gracias por la entrevista.

 
        BETZY MARLENNE MENDIZÁBAL  


                      JORGE FALCONETT


  Sr. CARLOS MENDIZÁBAL y Sr. ELÍAS FALCONETT



                        
                        Marlenne Mendizábal Hill

Marlenne junto a su novio Falconet fueron asesinados hacen 32 años en Mariato, Provincia de Veraguas. Desde el mismo día 30 de enero de 1976, la familia de Marlenne la buscó afanosamente hasta encontrar, tres días después, su cuerpo sin vida y con signos visibles de asfixia y su larga cabellera amarrada en las raíces del manglar. Con angustia y profundo dolor los familiares trasladaron el cuerpo de Marlenne en el vagón de una camioneta hasta el pueblo de Atalaya. El cuerpo de Jorge Falconet nunca apareció. 

Desde entonces, hasta la fecha, el clamor de JUSTICIA no ha cesado. Carlos, el padre de Marlenne ha estado, todos los días de su vida, haciendo presente a su hija. La verdad, la justicia y el perdón son hermanas inseparables. Sin justicia no hay perdón. Sin la verdad, la justicia no existe. Como no hay crimen perfecto, la justicia negada a los familiares de Marlenne y Falconet tampoco ha dado tranquilidad a los asesinos ni a los cómplices que han mantenido este doble asesinato en la impunidad.

Ninguno de nosotros puede ser ajeno al crimen cometido. Marlenne Mendizábal y Jorge Falconet están presentes para recordarnos que somos seres humanos; que la vida es un derecho humano inalienable que nadie tiene derecho a arrebatarnos.

Colectivo Panamá Profundo
06.02.2008

Distinguidos señores de  panamaprofundo:
 
Soy, C arlos Eduardo Mendizabal , padre de Marlenne Mendizabal  asesinada junto con su novio Falconett  el 30 de enero de 1976, les agradeceré publicar, la carta adjunta, sino es comprometedor para  Panamaprofundo, esta nota fue entregada en la Corte Suprema el día 11 de octubre de 2007. Encontramos indigna  la designación del gobierno de Panamá en escoger a  la Sra. Magistrada Graciela Dixon, en pretender un puesto en la Corte Penal Internacional, esta carta, tiene las razones de nuestro rechazo, que también fueron entregadas a los medios de comunicación. Ese mismo día.
 
Les agradeceremos, mi familia y yo, su publicación.  
 
Atentamente, su servidor.
 
CARLOS E. MENDIZABAL GUEVARA
Cedula 8-16-684

Panamá, octubre 11 de 2007

Licenciada
GRACIELA  JOSEFINA  DIXON CANTON
Presidenta de la Corte Suprema de Justicia de Panamá
Panamá, Rep. De Panamá

Distinguida señora Presidenta:

Ante todo quiero manifestar al pueblo panameño mi gran preocupación de que Panamá haya aspirado tener un representante de nuestro país en la “Corte Penal Internacional”, lamento que haya sido el propio hijo de OMAR TORRIJOS HERRERA, que la recomendara a usted, para éste puesto, como recordaremos, él fue el jefe de Estado en la Dictadura Militar , que inició un once de octubre de 1968, terminando con el otro periodo de Manuel A. Noriega, en diciembre de 1989.

Ahora, quiero pedirle a usted, que haga un examen de conciencia y  responda, sí  recuerda esto?,  ¿Porqué Usted, irrumpió, en un salón de clase de estudiantes de Derecho de primer año, en la universidad de Panamá, y dijera estas palabras, “…CUIDADO QUE LES PASA, LO MISMO QUE A MENDIZABAL Y FALCONETT !, dígame por favor, porqué usted se dirige a éstos estudiantes nuevos, y lo hace de ésta manera?,  ¿fue una amenaza o un consejo?, todavía no comprendo porqué lo hiciera? mi hija BETTZY MARLENNE MENDIZABAL HILL, simplemente era una estudiante del 5to. Año de bachiller en Ciencias del Instituto Nacional, y su novio JORGE ENRIQUE FALCONETT GONZALEZ, era un alumno brillante que se graduaría de Ingeniero civil, en la Universidad Nacional , estos dos muchachos no eran una amenaza al país; fueron asesinados, todavía en la Morgue Judicial se encuentran los huesos de mi hija sin ser identificados, ansiosos estamos, de las diligencias que llevará el Ministerio Publico, aunque los tribunales de justicia hayan fallado absolviendo a los asesinos; y que todavía los huesos de  cuerpo de Falconett no lo halláramos;  pero si recordara, que  ROBERTO PINZON DIAZ HERRERA, y Luzmila Díaz Herrera de Pinzon, invitaron a mi hija y a su novio a Mariato para medirle unos terrenos y que allá en la playa desolada, Roberto Pinzon Díaz, (difunto el 2 de noviembre de 2006) le quitara la vida a mi hija y su novio, el 30 de enero de 1976, pero como usted recordara también, eran parientes cercano de Roberto Díaz Herrera, que éste, es primo hermano de Omar Torrijos Herrera, por lo tanto esto fue un crimen común, que no quisieron investigar, no fue un crimen político, como lo hicieron parecer en aquel tiempo, que decían que estábamos cogiendo el crimen de mi hija y su novio,  para empañar los tratados del Canal de Panamá. 

Señora Magistrada, podrá comprender, el dolor que sentimos de peder a nuestros hijos, imaginando sus últimos momentos de vida, sintiendo a cada momento la agonía de sus últimos minutos de vida, de mi hija y su novio, y que no los pudiéramos ayudar o evitar; podrá comprender nuestras angustias?; podrá comprender el sentimiento de rabia, de pensar de lo que podían haber sido, y no pudieron ser, mi hija quería ser una enfermera y su novio ya casi era un ingeniero civil, con tan solo con 22 años; podrá comprender éste sentimiento de impotencia por todos los crimen atroces cometidos por la dictadura militar?; podrá comprender, que estos crímenes no pueden quedar impunes!; Podrá comprender, que cada uno de estos  crímenes, fueron cometidos contra humildes panameños por el Estado de Panamá, que usted conoce muy bien, sabe bien, quienes eran los que mandaban, porque usted conoce muy bien la verdad de ésta historia.

Señora Magistrada, le aseguro, que con mis 89 años, yo si comprendo esta palabras, palabras dichas por el señor presidente, MARTIN TORRIJOS ESPINO,  "…las violaciones a los derechos humanos tienen que ser llevados ante la justicia para que todos sepamos la verdad" ( La Prensa 24/sept.2007 CASOS DE VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS por la lic. María Elena Valdés). 

Podrá comprender, lo que comprendo yo, que esa justicia a la que se refiere el señor presidente, es la ley del embudo , en manos de Graciela Dixon Cantón,  lo ancho para ustedes, los tiranos  y  lo angosto para nosotros, las victimas.  Como usted comprenderá, ya conocemos los últimos fallos de los casos de nuestros muertos, y  sabemos de su participación, ahora, con usted en el actual palacio de justicia, qué será de nosotros, con usted en la Corte Penal Internacional, lo imaginamos, pobre de nosotros!, entonces si quedará borrada la verdad de ésta historia que sufrimos, que la conocemos muy bien nosotros, pero ya nosotros estamos terminando de andar en el camino, así que, también sabemos que la estrategia es  enseñar a nuestra juventud que aquí  en  Panamá, nada paso.

Le aconsejo, renunciar a esta recomendación, porque un miembro de la Corte Penal Internacional debe tener alta autoridad moral y de reconocida versación en casos de derechos humanos, asunto que no ha querido reconocer usted,  como lo es,  “la desaparición forzada”.

Sin más por el momento, el suscrito, CARLOS EDUADRO MENDIZABAL GUEVARA, panameño, con cédula No. 8-16-684, con correo justiciapanama@hotmail.com , quedo de usted. 

Atentamente, 

CARLOS EDUARDO MENDIZABAL GUEVARA
Cédula 8-16-684

CC. MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Este último texto fue tomado de Panamá Profundo.
 
  131562 visitantes /Webmaster: Dania Guevara  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=